Joaquín y la Guardia Civil

Joaquín y la Guardia Civil

Joaquín es polifacético, todo el mundo lo sabe. Un crack jugando al fútbol y un cómico mediocre. Hay quien critica sus salidas y le aconseja: “Pisha, dedícate a jugar al fútbol” Pero Joaquín, que es chistoso, crea buen ambiente allí donde va, y el vestuario del Betis es uno de los lugares donde suele estar. Por tanto, encuentro positivo que Joaquín, además de crack, sea gracioso, porque pienso que es un plus extra para el…

Leer más...

El Mariscal

El Mariscal

  El juego del Betis de Setién me ha hecho recordar a Muhren. Han tenido que pasar treinta o cuarenta años para regresar al Villamarín el gusto del balón jugado desde atrás. Muhren ganó 3 Copas de Europa con el Ajax de su época, esa escuela que dio lugar a Cruyff, que dio lugar al Barsa, que dio lugar a Guardiola, que dio lugar a Xavi e Iniesta, que dieron lugar a la mejor Selección…

Leer más...

Bocata de Calamares

Bocata de Calamares

Después de mucho dudarlo, Ngongo se decidió. Hoy era el día. Pediría el ansiado bocata de calamares. -¿Qué te pongo, moreno? – Bocata calamare y servesa sero uno. Perdón, sero sero. Tuvo que hacer un esfuerzo para que la sonrisa no se convirtiera en carcajada. Miró a su alrededor. El bar, decorado en rojo y blanco. Una foto dedicada de Navas. Otra, de ese equipo. El camarero, Pepito, sevillista hasta la médula. – Ngongo, te…

Leer más...

Más de Rogelio

Más de Rogelio

¡Qué difícil es describir la magia del fútbol!

¡En qué aprieto me ha puesto Dionisio!

Pero lo voy a intentar.

El Villamarín. Gol Norte.

Yo apenas veía nada porque, además de niño, era bajito.

Mi primo me levantaba en volandas para que viera el campo.

Cuando se cansaba, me bajaba y ya solo era oler sobacos.

Ambiente indescriptible.

Mucho sentimiento.

Pero bueno, después de todo, algo sí que veía:

Veía a Antonio Benítez luchando como un león,

en el lateral izquierdo.

Un poco más allá estaba Biosca.

Defendían, se esforzaban, estaban achuchados

y no me preguntes contra qué equipo, porque no lo recuerdo.

Cero a cero.

Segundo tiempo.

Ahora me toca ver a García Soriano, extremo derecho,

viniendo hacia mí como una locomotora sin frenos,

resoplando y con la pelota descontrolada, como casi siempre.

Rogelio también resopla, se esfuerza de interior izquierdo,

pero no abre el tarro de las esencias.

Ultimos minutos. Córner.

Rogelio se dirige hacia el banderín del palo derecho.

Murmullos.

Los murmullos dan paso a un profundo silencio.

Alguien del Gol Norte susurra:

– Lo marca, desde ahí ya ha marcado.

Poco a poco, el Gol Norte empieza a corear:

– Lo marca, lo marca, lo marca…

cada vez son más gargantas y cada vez lo dicen más fuerte.

Acaban gritando:

– Lo marca, lo marca, lo marca…

Rogelio dispara metiendo la punta de la bota hacia adentro.

Le sale una parábola perfecta.

La pelota entra por toda la escuadra del segundo palo.

El Villamarín estalla.

El Gol Norte enloquece…

Mira que he visto fútbol en mi vida,

pero nunca he vuelto a sentir algo parecido.

Eso era Rogelio.

Leer más...

Rogelio

Rogelio

En aquellos tiempos no se decía ir al centro, sino ir a Sevilla. El 5 lo cogíamos en San Martín de Porres y nos dejaba en la Magdalena. Un día, antes de ponernos en la cola de Galerías Preciados para volver a Triana, mi tío entró en un bar, La Flor de la Viña. A mí me extrañó, ya que él sólo iba de bares los domingos. – Un tinto con sifón y un sifón…

Leer más...
1 2