El culebrón Lopera

Inicio Foros Foro La S.A.D. El culebrón Lopera

Este debate contiene 7 respuestas, tiene 3 mensajes y lo actualizó avatar Lobo Diarte hace 2 años, 7 meses.

Viendo 8 publicaciones - del 1 al 8 (de un total de 8)
  • Autor
    Publicaciones
  • #8618
    avatar
    Lobo Diarte
    Participant

    Este post se abre para ir recogiendo la información que se vaya sucediendo sobre el tema de la venta de las acciones de Lopera.

    Después de vender en 2010 a Bitton, Lopera vuelve a negociar la venta del paquete accionarial, ésta vez a ABA y las plataformas. Como ya había vendido antes las mismas acciones a Bitton Sport, parte del dinero de la venta va para el primer comprador.

    Esta venta se produce en el siguiente contexto: Se habla de 17 millones, 10 para Lopera y 7 para Bitton Sport. También se habla de impunidad judicial. Igualmente se dice que en breve la audiencia levantará las medidas cautelares que dejan sin derechos políticos al 31% del capital social del betis, lo que podría desalojar a Haro y Catalán de la presidencia.

    Cuando parecía que había un acuerdo, Lopera ha embarrancado la negociación reteniendo el contrato pero afirmando que va a firmarlo, eso sí sin prisa y con las condiciones que a él le parece que son las que debe tener.

    y ya no se sabe como va a acabar la cosa.

    #8619
    avatar
    Lobo Diarte
    Participant

    Primeras reacciones: PNB tras ver que Lopera no entrega el contrato y que organiza juergas con la tuna loperuna se ha pronunciado ya sobre la venta y ha dicho que es partidaria de la venta… del nabo.

    Este es el comunicado

    El comunicado es el siguiente:

    “1º) La Asociación Por Nuestro Betis da por rotas las negociaciones iniciadas a petición de los representantes legales de algunos ex dirigentes del Real Betis Balompié, SAD. Dichas negociaciones tenían como fin el encontrar la solución más beneficiosa posible a la compleja situación institucional, accionarial y social que nuestro club sufre desde hace ya demasiados años. Esta ruptura no tiene otra causa que la irresponsable e irrespetuosa actitud de algunos procesados que, fieles a su estilo de siempre, anteponen sus egos personales y ambiciones económicas a los del Real Betis Balompié, S.A.D., y al de la afición bética.

    2º) Para ese posible acuerdo, en esta junta directiva solo primó el mejor interés del Real Betis Balompié, el de sus accionistas minoritarios, y el del beticismo en general. Por ello, fijamos unos mínimos admisibles para dicha negociación, mínimos vinculados a los principios fundacionales de esta Asociación, como el mayor reparto de acciones entre los accionistas minoritarios en condiciones asequibles, y la ausencia de coste alguno para el Real Betis Balompié SAD.

    3º) Lamentablemente, las buenas intenciones de muchos de los intervinientes en estas negociaciones se han visto frustradas, otra vez, por aquellos que, presuntamente, no solo se apropiaron hace 24 años de la mayoría accionarial de manera irregular, sino que gestionaron la sociedad de manera desleal, y que en su forzada salida lo dejaron con 90 millones de euros de deuda y en grave riesgo de quiebra y desaparición.

    4º) Que con la burla a esta negociación, que ellos mismos plantearon, no solo se le falta al respeto al Real Betis Balompié, sino que, además, los béticos tenemos que pasar nuevamente vergüenza ajena al ver repetirse comportamientos y representaciones esperpénticas, anacrónicas y de épocas que creíamos pasadas y ya superadas. Para más mofa se sale a los medios diciendo que a los béticos hay que facilitarle el comprar esas acciones, eso sí siempre que ellos se lleven, por las pocas acciones que se pueden considerar como realmente pagadas en el año 1992, el precio que ellos consideran justo para los béticos pero multiplicado por siete a su favor; la diferencia que la pague la tonta, que al final resultó que era el Real Betis. Y es que algunos en operaciones aritméticas cuando le enseñaron lo de sumar, restar, multiplicar, llevándose, se quedó ahí enganchado.

    5º) Independientemente a todo lo dicho hasta aquí, queremos reiterar nuestra total confianza en las resoluciones judiciales que han de venir, y que tenemos centrados nuestros esfuerzos en reforzar la vía judicial como instrumento para conseguir la restitución del daño causado a la sociedad, accionistas y béticos en general. Las decisiones tomadas por esta Junta Directiva en los distintos procesos judiciales obedecen al fin del mejor esclarecimiento de los hechos para las más justas resoluciones judiciales. Informar también que hace un mes instamos por escrito tanto a los administradores concursales como al Consejo de Administración, para que presentaran recursos de apelación contra la sentencia por la calificación de concurso culposo del Juzgado Mercantil nº 1 de Sevilla, y que pese a la condena de inhabilitaciones no impuso pago de indemnizaciones a favor del Real Betis Balompié, SAD, a D. Manuel Ruiz y a su consejo, por una incorrecta cuantificación de dichas cantidades en el informe de la administración concursal. El Consejo de Administración del Real Betis así lo ha hecho.

    6º) Igualmente instamos a asociados, sindicados y beticismo general para que acudan y participen en la próxima Asamblea, que convocaremos en breve, y donde daremos cuenta de todos estos aspectos, y en la que detallaremos nuevamente los aspectos fundamentales de lo que en su día denominamos como un presunto “saqueo del club” y que se sustanciarán en breve tiempo en el juicio Penal, que esperamos sea un paso más para reestablecer la justicia y la dignidad en el Real Betis Balompié.
    Gracias a todos y como siempre: ¡Viva el Betis Manque Pierda!”.

    #8620
    avatar
    Lobo Diarte
    Participant

    Lopera remite el acuerdo a las plataformas denunciantes

    DIARIO AS
    El máximo accionista del Betis pone sus condiciones y ahora deben ser los demandantes y el club los que decidan si las aceptan.

    José A. Espina

    27 octubre 2016 23:15h CEST
    Los abogados de Manuel Ruiz de Lopera remitieron en la tarde del jueves a las plataformas denunciantes el documento de respuesta a un posible pacto de compra venta del paquete mayoritario de las acciones del Betis.

    Las plataformas estudiarán ahora detalladamente las condiciones de empresario, que en principio se alejan bastante de lo que se pretende por el club y sobre todo por algunos demandantes. Si se cerrara el acuerdo, la venta del paquete accionarial se cerraría en un precio de 17,2 millones de euros a repartir entre Lopera y Bitton Sport.

    #8621
    avatar
    Lobo Diarte
    Participant

    El maquillaje inaceptable de Lopera
    El del Fontanal envía al fin el documento con un contenido imposible de firmar

    4 Comentarios
    Por MATEO GONZÁLEZ, 28 de octubre de 2016 5:00 h.

    Se esperaba para el lunes el documento borrador del contrato de compraventa de las acciones de Farusa/Bitton redactado por los abogados de Manuel Ruiz de Lopera pero éste frenó a sus representantes para tratar de demostrar de cara al exterior que maneja los tiempos, con tuna y show incluidos, y finalmente lo envió anoche a las partes. Como se esperaba, el texto es largo, de más de 60 folios, e incluye toda la literatura que pretendía Lopera con la intención de quedar limpio de cara al gran público, maquillar su imagen y lanzar un mensaje populista e irrealizable a los béticos, así como condicionar el reparto posterior de las acciones, como ya avanzó ABC en su edición del pasado domingo. Las negociaciones estaban rotas pero tenían un pero y la recepción de este documento obliga a las partes al análisis y a una siguiente reflexión, aunque su contenido es rechazado de plano nada más efectuarse la primera lectura.

    En el documento Lopera propone que las plataformas (Por Nuestro Betis, Béticos por el Villamarín y Liga de Juristas Béticos), los accionistas que pretenden realizar la operación (Ángel Haro y José Miguel López Catalán) así como los 17 demandantes del Mercantil reconozcan con su firma que tanto Lopera, Luis Oliver como todos los procesados e implicados en los procesos actuaron honestamente y limpiar así su imagen, dejando de lado años de lucha judicial y las certezas que existen sobre su intervención perjudicial en la gestión del Betis, por la que la mayoría ya están condenados a penas de inhabilitación o multa a causa del concurso doloso. Este punto, incluso, es algo que Lopera pretende incluir como condición, que los firmantes aseguren que la sentencia no es correcta y que se retracten de sus acusaciones, además de en el resto de causas. Todo esto es muy distinto a lo que se había dialogado previamente, cuando se aceptaba por los denunciantes retirar los pleitos abiertos pero no tener que suscribir ningún documento en el que se reconozca esta versión tan irreal.

    Además de eso, en el extenso documento se aceptaban las cantidades económicas (diez millones de euros para Lopera por las acciones de Farusa y 7,2 a Oliver por la posibilidad de que fueran de Bitton) pero se trata de condicionar el reparto posterior. Ya viene diciendo Lopera, en su afán populista, que quiere que las acciones se repartan entre los béticos, algo que tendría muy fácil reintegrándolas de manera gratuita al Betis pero prefiere cobrar las cantidades pactadas y condicionar a los compradores a que abonen y luego sometan a pérdidas del club (lo comparó con un fichaje caro que se lesionaba a las primeras de cambio) este dinero, algo irrealizable legalmente y que podía deparar acciones legales en contra de éstos como una acción social de responsabilidad. Con ello quiere vender Lopera que sus acciones pueden llegar a menor coste a los béticos pero siempre a cargo de otros, como los compradores. Una ficción en toda regla. Ya se plantea en lo acordado por las plataformas que los accionistas de peso que hagan de puente en la operación dejen un enorme porcentaje a menor precio para que se atomicen y se cumpla el objetivo marcado en los inicios del proceso.

    De esta manera, Lopera pretende maquillar su imagen con un borrador inaceptable para las partes, que no estaban sorprendidas ni indignadas ayer porque ya esperaban algo así tras la toma de contacto de la semana pasada. Ahora llega el tiempo de la reflexión, el análisis y la respuesta, o no, por parte de plataformas y accionistas de cara a recuperar la idea de un borrador de dos o tres páginas, aséptico y sin mayores concesiones que las pactadas para alcanzar de una vez por todas la paz institucional en el Betis, algo que sigue siendo complicado por las diferencias que se mantienen entre Lopera y los negociadores.

    #8622
    avatar
    Pensilvania
    Participant

    La paz social, que no la pax romana, se consigue muy fácil: Que retiren todas las demandas de los cojones y dejen de tener judicializado al Betis. … ¿0 ahora tenemos que olvidarnos de que quien tiene parado al Betis son los impresentables y vividores que han okupado el palco, sin acciones o con una migaja accionarial, durante todo este tiempo?
    Y luego, “endespués”, como decimos en mi pueblo, que negocien con los dueños y suelten la pasta, la guita, el parné, los jurdeles…
    Al carajo con esta caterva de rusticlánicos que peen incienso y mean esencia de moñas de jazmín.

    #8624
    avatar
    Lobo Diarte
    Participant

    Mas noticias sobre el borrador de Lopera. Del ABC

    Los matices del borrador de Lopera
    El reparto posterior de las acciones y la pretensión de restituir su imagen es lo que separa de manera evidente a las partes

    Por MATEO GONZÁLEZ, 29 de octubre de 2016 4:38 h.

    El análisis del borrador de la propuesta de contrato de compraventa entre Farusa-Bitton y las plataformas (Béticos por el Villamarín, Por Nuestro Betis y Liga de Juristas Béticos), demandantes, Real Betis y accionistas principales deja claras las diferencias existentes aún entre las partes pero sí evidencia que hay una expresa voluntad de alcanzar un acuerdo. Yendo a lo grueso, las cifras (17,2 millones de euros) y el final de los procedimientos judiciales son las llaves para el adiós de Manuel Ruiz de Lopera y Luis Oliver al Betis. El extenso borrador (63 páginas) es un tratado del maquillaje del empresario de El Fontanal, obsesionado por restablecer su imagen entre los béticos después de tantos años de desgaste judicial y social en los que se ha evidenciado el daño que ha hecho. Hay puntos en común y otros inadmisibles pero las partes, en segundo plano, mantienen que es un documento desde el que se puede trabajar para construir un pacto, aún difícil, en el que todos salgan satisfechos. Le queda mucho trabajo por delante a los negociadores para potenciar los puntos en común y tratar de limar los que producen mayor recelo. El paso de Lopera, al menos, es una muestra de su intención de vender, algo que contrasta con lo que se ha expresado desde su círculo más cercano, y sí coincide con sus declaraciones más recientes:«Vamos a hacerlo, pero sin prisas». En definitiva, se trata de una primera solicitud, por todo lo alto, y se espera que la negociación encuentre el punto intermedio.

    El reparto de las acciones
    Una vez acordada la venta por 17,2 millones Lopera quiere influir en el reparto posterior de las acciones. Desde un principio se habían manejado tres escenarios. El primero es el que defiende ahora Lopera, y que supone que sea el Betis el que se haga cargo del pago de esa cantidad para que luego disponga las participaciones entre los socios. Esta operación es muy complidada legalmente puesto que el club tendría que asumir como pérdidas la cantidad resultante de la resta de lo que ingrese por la venta de las acciones y su coste final, unos diez millones si el precio es bajo, como se propone en el borrador (120 euros por acción). Es algo que afectaría a sus cuentas anuales de manera gravosa y que debería ser aprobado en una junta de accionistas, sin perjuicio de que puedan exigirse responsabilidades a los administradores. El segundo escenario es sencillo, que el pago lo haga ya sea el club o accionistas de peso que hagan de puente para ponerlas a disposición de los béticos por el mismo precio por el que las venderían Lopera y Oliver, unos 270 euros, lo que censuran abiertamente los pequeños accionistas. El tercer escenario era el consensuado inicialmente por las plataformas: plantear dos precios diferentes. Uno barato (120 euros por acción)y otro en el que se impute la diferencia de esa rebaja (433 euros). Para evitar especulaciones se había llegado a formular límites (diez acciones de las baratas por béticos) y un límite de un 4-5 por ciento para las caras con el objeto de proteger la atomización y que el club quedara en manos de un grupo representativo de accionistas que contrapesen su poder. En el borrador Lopera propone que se «impida» la concentración en uno o varios grupos de accionistas, algo irrealizable desde el punto y hora que Haro, Castaño o Catalán superan ya cada uno el tres por ciento y que la atomización extrema (un bético, una acción) ya es imposible por esta misma circunstancia.
    La literatura del pacto

    Es un aspecto que pocos entre las partes demandantes van a aceptar. En el borrador de Lopera se recoge en varias ocasiones que es un acuerdo «de punto final» y que «nunca jamás se ha de hablar de vencedores y vencidos y sí de la generosidad de los béticos de alma y corazón», aunque estas expresiones de concordia van más allá con la pretensión de rendición absoluta y arrepentimiento de quienes impulsaron las causas judiciales, alguna resueltas incluso con condenas. Por ejemplo, en el caso de las acciones se pide el «reconocimiento explícito del total y válido desembolso del capital social del Betis en el momento de su constitución», mientras que en el todas las causas se expresa que «las acusaciones particulares declaran y reconocen expresamente que, a raíz de la ingente documentación aportada a la causa judicial objeto de transacción, consideran que se les han despejado todas las dudas y sospechas que justificaron en su día y sirvieron de sustento a la acción promovida» así como que «las acusaciones particulares declaran y reconocen de modo expreso mostrarse plenamente conformes y satisfechas con las explicaciones aportadas al respecto a la causa, a raíz de las cuales consideran que no existen indicios de criminalidad derivados de la actuación de los procesados». Y, por ello, se insta a «no efectuar ninguna declaración de carácter despreciativo, perjudicial o que cause el más mínimo desprestigio, ya sea de manera personal o profesional contra ninguna de las personas o entidades comparecientes en la presente escritura» y «realizar los mejores esfuerzos posibles para que la imagen y la honorabilidad de todos cuantos otorgan la presente escritura quede públicamente rehabilitada y sin macha de tipo alguno». En lo que sí pueden estar de acuerdo es en el el inicio de la exposición, calcado al preámbulo del acuerdo fracasado en septiembre de 2015 donde se reconoce que la litigiosidad afecta desde hace años a la «consecución de mestas deportivas acordes con las expectativas y aspiraciones de sus seguidores», con respecto al Betis.

    Nelson y el precio final
    Sorprende ver que las cifras del acuerdo no son redondas en la parte que afecta a Farusa. Bitton sí cobraría 7.200.000 euros, pero Farusa, 10.051.810,61. ¿De dónde sale ese pico? Era esperado que Lopera incluyera alguna cantidad sorpresa y ese dinero viene justificado en el documento por la «ejecución de avales y garantías» prestados por Lopera en su gestión del club y por el que ha visto «mermado su patrimonio como consecuencia de la ejecución de embargos», en este caso el de 51.810,61 euros ya entregados al Benfica para el pago de responsabilidades a consecuencia del fichaje de Nelson.

    ¿Y Castaño?
    Algo que tampoco se había inluido en las negociaciones y sí aparece en el borrador es la liberación de Manuel Castaño y el resto de consejeros de las etapas de Lopera y Oliver de su implicación en los procesos judiciales como el de la calificación del concurso, en el que fue inhabilitado. Castaño, accionista relevante de la entidad y oponente a Haro y Catalán en la junta de diciembre de 2015, no tendría, según esta propuesta, que renunciar a nada para obtener este perdón.

    El 1% restado a última hora
    Tampoco ha sorprendido pero sí ha causado indignación que Lopera ha mandado redactar el acuerdo con las mismas condiciones económicas y de repercusión judicial pero por menos acciones de las negociadas, ya que en el borrador señala que se traspasarán el 50,34 por ciento de las participaciones propiedad de Farusa y no el 51,34, que supone el total del paquete mayoritario. Con ello Lopera pretende quedarse con un uno por ciento del accionariado, eso sí, sin rebajar la cantidad económica ni hacer ninguna concesión a cambio.
    67 actores diferentes

    El pacto convoca hasta a 67 actores diferentes. Seis de la parte de Lopera, nueve de Oliver, los 17 denunciantes en el caso de las acciones del Mercantil, Ángel Haro, los trece consejeros afectados por el concurso, los herederos de Manuel Morales, Mercedes Hidalgo y las entidades Real Betis, Béticos por el Villamarín, Por Nuestro Betis, Liga de Juristas Béticos, Farusa, Tegasa, Encadesa, Incecosa, Frigimueble, Bitton Sport, Dinaqua, Financiación Desarrollo y Gestión, Bastogne Corporación y Sport Transfer Management. La coordinación para el acto de la firma será llamativa aunque se darían poderes en su momento.

    #8625
    avatar
    exi
    Participant

    De momento los notables no han dicho nada sobre las condiciones loperianas. No se que haran los denunciantes al respecto pero si Lopera no se atiende a negociar esto no se puede permitir. Que la justicia determine y sentencie porque con esas condiciones no se llega a ningun lado sea cual sea el resultado. Esto no es un pre-acuerdo, es un chantaje en toda regla llegando incluso a la ilegalidad.
    Y lo del 1% que se quiere quedar por la cara tiene tela, encima quiere que se lo paguemos y se lo regalemos….jajajajaja

    #8628
    avatar
    Lobo Diarte
    Participant

    menudo bicho es donmanué

    Archivos adjuntos:
Viendo 8 publicaciones - del 1 al 8 (de un total de 8)

Debes estar registrado para responder a este debate.