El cine de destape

El cine de destape

Anoche me preguntó mi sobrino en qué consistía el cine de destape.
Para los que no vivieron esos tiempos,les aclararé que el cine de destape fue un subgénero surgido a la muerte de Franco como respuesta a la censura sufrida con anterioridad.
Películas eróticas de escasa calidad en las que se iba mostrando, poco a poco, en escalada constante, el desnudo femenino.
Cada película estrenada nos mostraba un centímetro más de piel.
Para los cinéfilos, entre los que me encontraba yo, el cine de destape era una auténtica tortura.
– ¿Has visto el último estreno?
– No, todavía no.
– Pues en esa ya se ve tó.
– ¿Pero tó tó?
– Que sí hombre, que sí. Tóo tó. Hasta el toto.
El guión se atenía a lo que eufemísticamente se denominaba “necesidades del guión”
Es como si el productor dijera:
– A ver, Enrique, escríbeme un guión para par de tetas y medio pezón por exigencias del guión.
Posteriormente, el sistema del guión por exigencias del guión se introdujo en el lenguaje político.
Cualquier suceso ya tiene comentarios dispuestos desde antes de ocurrir.
Y para colmo de males, este lenguaje maniqueo se metió en los foros del Betis.
Una victoria pírrica y ya tendremos a los que pasan por el haro, que sus enemigos llaman palmeros.
Si se trata de derrota, escribirán los essigentes castañeros.
¡Qué pereza, por Dios!
¿Cómo escribir, cómo discutir sensatamente sin caer en cualquiera de ambos bandos?
A pesar de ello, vuelvo a empuñar la pluma, o a golpear el teclado, porque se avienen tiempos de cambios.
La mar está tranquila, quizás demasiado. ¿Mar de fondo?
Sería cuestión de preguntar a marineros avezados.

 

Leave a Comment