La venta fue real. La intervención del Betis ¿Un montaje?

Siguen saliendo sentencias de los procedimientos iniciados en los años 2.010 y 2.011 a raíz de la intervención del Betis que tuvo lugar a instancias de la juez Mercedes Alaya en el sumario contra Lopera. Y ninguna de las últimas deja en buen lugar ni a la instructora ni a los concursales ni a la cadena de dirigentes que han ocupado el club en los últimos 6 años sin legitimidad accionarial alguna. Pero particularmente ponen en entredicho la instrucción sumarial del llamado caso Betis.

Si hace unos días era el Juzgado de lo Mercantil nº 1 quien reducía la responsabilidad patrimonial de Lopera y demás gestores anteriores a la intervención a cantidades ridículas que no se corresponden en absoluto con los famosos 33.333.333,33 € en que valoraba Doña Mercedes el perjuicio causado al Betis por Lopera poniendo en evidencia los argumentos de la instructora del sumario, hoy se ha conocido una nueva sentencia, ésta del Juzgado de Primera Instancia nº 10 de Sevilla que claramente dictamina que la venta de Farusa a Bitton fue real y que Bitton Sport es el legítimo propietario del paquete accionarial que desde 1,992 detentaba Farusa. Esta resolución judicial además considera que la validez del contrato, cuya supuesta falsedad defendida por la jueza y los promotores del procedimiento judicial fue el motivo de la intervención del club dentro del caso Betis, es cosa juzgada, por lo que no cabe defender en modo alguno la famosa cantinela con la que la LJB y BxV han engañado al beticismo durante años para mandar en el club argumentando que Bitton Sport eran sicarios de Lopera y que el contrato de venta del paquete accionarial de control del Betis era una simulación.

Esta resolución, deja claramente establecidas varias cosas. La primera que Bitton Sport es el dueño del 51% de las acciones del Betis y que al haberlas adquirido antes del inicio del caso acciones es un comprador de buena fe al que en ningún caso puede perjudicar lo que hubiera hecho Lopera en relación con el desembolso de los dividendos pasivos de las acciones, esto es, que a Bitton no puede perjudicarle que Lopera hubiese pagado las acciones o no.

Además pone de manifiesto el engaño al que fue sometida la jueza Alaya a quien la acusación privada contra Lopera hizo creer que la venta era una simulación para obligarla a intervenir de forma ilegítima el club y desposeer ilícitamente a sus verdaderos propietarios, todo ello a beneficio de quienes desde entonces han ocupado los puestos de poder en la frontera de la usurpación y los que desde las plataformas han manejado a los dirigentes entre bambalinas.

Por otra parte debiera obligar al Juzgado que tramita el caso acciones a levantar las medidas cautelares que pesan sobre un 31% del capital social de forma inmediata.

Y finalmente deslegitima de forma rotunda y absoluta al presidente Haro y su vicepresidente Catalán, quienes con un mísero 6% del capital gobiernan el Betis a su antojo como herederos de la ilegítima cadena de dirigentes judiciales que accedieron al poder sin acciones de clase alguna amparándose en la supuesta falsedad del contrato cuya validez acaba de decretar la Jueza del nº 10 de Primera Instancia.

De todo esto se desprende que dentro del caso Betis ha habido un montaje urdido por personas que en su día engañaron a la Jueza Alaya para hacerle creer que un contrato real era simulado y de ésta manera hacerla tomar medidas injustificables de intervención que han supuesto una catástrofe para los béticos que han padecido durante 6 años funestos una sucesión de presidentes y directivos inútiles que han llevado al club a la absoluta mediocridad y el ridículo con episodios lamentables de incompetencia, amiguismo, mala gestión deportiva, contrataciones irregulares, oscurantismo en la gestión, agravios al bético, sospechas de abuso y decepciones deportivas permanentes.

Leave a Comment