Marcos Alvarez será el preparador físico del Betis

Llega al Betis Marcos Alvarez y anuncia una dura preparación física para la primera plantilla . Uno de los preparadores físicos mejor valorados de nuestro país ejercerá en el Betis a partir de la próxima temporada tras pasar por Tottenham, CSKA de Moscú, Dnipro Dnipropetrovsk y San Lorenzo Almagro, aparte de otros equipos de España.

La carrera en el fútbol de Marcos Álvarez va ligada a la de Juande Ramos en los banquillos. Desde 2003, Juande y Marcos han trabajado juntos y han cosechado grandes éxitos tanto dentro de nuestras fronteras como en el extranjero. Málaga, Sevilla, Tottenham, Real Madrid, CSKA de Moscú y Dnipro Dnipropetrovsk fueron los equipos que Juande dirigió y en los que Marcos Álvarez ejerció de preparador físico y en varias ocasiones de segundo entrenador. Consiguieron juntos 2 Copas de la UEFA, una Supercopa de Europa, una Copa del Rey y una Supercopa de España con el Sevilla, y una Carling Cup con el Tottenham. Pero en 2014 Juande Ramos, tras abandonar el Dnipro ucraniano, anunció a sus colaboradores que se tomaría un respiro tras ejercer durante 24 años sin casi descanso. Así pues, y tras estar un año y medio esperando si su gran compañero se decidía a volver a los banquillos, Marcos Álvarez decidió aceptar una oferta que le llegó desde Argentina en noviembre del pasado año.

Se trataba de San Lorenzo Almagro. Pablo Guede, al que conoció en España, acababa de ser nombrado entrenador del club de Boedo, y quería contar con los conocimientos de Marcos Álvarez para su nuevo proyecto. El preparador firmó un contrato de año y medio con el club argentino, con una cláusula que les permitía, tanto a él como al club, rescindir tras los primeros seis meses. Parece que será esa cláusula la que utilice Marcos Álvarez para regresar a su país, y concretamente, a la ciudad que le vio recoger más éxitos en su carrera profesional, aunque fuera en el eterno rival. Y es que cuentan las malas lenguas que pese a su profesionalidad, avalada por todos los títulos que consiguió con el Sevilla, el corazón de Marcos Álvarez lleva tatuadas trece barras, siete blancas y seis verdes.

Por su interés reproducimos esta entrevista de www.marca.com

Los aficionados, con ganas de verle trabajar en el Betis: “Son mutuas, tengo muchas ganas de volver para ver a mi familia y empezar esta nueva aventura. Es verdad que no se le ha podido poner la guinda al pastel ganando el Torneo de Transición, pero si al principio nos hubiesen dicho que si firmábamos estos resultados, lo habríamos hecho con los ojos cerrados. Queríamos ganar la final, pero ha sido una experiencia muy bonita y exitosa”.

Su llegada a San Lorenzo con Pablo Guede: “Hace 17 años entrené a Pablo Guede en el Elche. Desde que él empezó a entrenar en El Palo llevábamos hablando, teníamos mucha conexión también de las veces que nosotros íbamos a entrenar a Marbella. En cierto modo le orientaba en algunas cosas que te pueden ayudar cuando empiezas a entrenar, experiencias en algunos casos puntuales y toma de decisiones en los entrenamientos. Tenía muchas ganas de que entrenáramos juntos desde que empezó a entrenar. Él se marchó a América y yo llevaba un año y medio en España sin trabajar. Hablé con Juande Ramos y le comenté que había llegado el momento en el que ya tenía que empezar a trabajar y Pablo Guede encontró la oportunidad de convencerme. Me atrajo la idea sabiendo que podía incluso exigirle a San Lorenzo rescindir de manera unilateral el contrato por falta de adaptación. Se ha dado todo como nunca hubiera imaginado”.

Devolver con trabajo la pasión de la gente: “Ahora la pelota está en mi tejado. Habrá que transmitir en el campo a los jugadores y darle a la afición lo que se merece, objetivos ambiciosos y que vayamos a por todo. La agente más que ilusionada conmigo, tiene que estarlo con Poyet porque es un entrenador que transmite mucha energía, es muy positivo. Su visión de fútbol conjuga tres países. Primero Uruguay, donde la gente cuando nace tiene instinto de supervivencia y competitividad. Eso refuerza mucho, luego de España conoce la idisioncrasia y el trabajo que se hace a nivel táctico. Todo eso lo combina con la nobleza e intensidad de Inglaterra. La gente va a estar muy contenta e ilusionada con su trabajo”.

Su relación con Gustavo Poyet: “Hay una buena amistad desde que nos conocimos en el Tottenham. Yo le decía que tenía madera de entrenador. Era muy inquieto, continuamente preguntaba el por qué de las cosas y lo apuntaba todo. Me parece perfecto que cada uno se haga su propio libro de actuación, no dudé de que iba a estar en los banquillos como primer entrenador. Luego seguimos el contacto y ha sido un poco coincidencia nuestra llegada al Betis. A mí me llama el vicepresidente López Catalán y casi estamos a la par, estaba hablando conmigo la posibilidad de que pudiera venir sabiendo que estaba en San Lorenzo y en ese mismo momento se está negociando la posibilidad de que llegue Poyet. Que él hablase sabiendo que se estaba negociando conmigo y también al contrario era un plus para venir al Betis. En la conversación que tuve con López Catalán le dije que venir al Betis era una ilusión que yo tenía, pero que no iba a ir por ir. Necesitaba saber quién sería la persona con la que iba a estar trabajando. Soy muy particular en eso, me gusta llegar a los sitios y trabajar, no estar por estar. En cuanto me dijo el nombre de Poyet no lo dudé ni un segundo”.

Forma de explicar su metodología de trabajo: “Más que independencia, es un trabajo de comunicación con el entrenador, de empaparme del modelo de que juego que tiene y adaptar mis trabajos a ese juego que el entrenador quiere plasmar en el campo. Una cosa es tener comunicación y luego diseñar las tareas con el entrenador y aplicarle tú los objetivos físicos y otra es estar en un cuerpo técnico en el que estás un poco apartado y te limitas a hacer unos trabajos más parecidos al atletismo que al fútbol”.

Planificación del trabajo diario: “Lo que me gusta es aprovechar el tiempo. En determinados momentos hay tareas en las que el principal objetivo es físico, pero le puedes agregar algún concepto técnico-táctico. Para que eso exista, debe haber una comunicación continua con el entrenador. Todas las tareas que pueda diseñar en la parcela física con condicionantes técnico-tácticos tienen que estar revisadas por el entrenador, que es quien manda y dirige el equipo”.

Organización y tipo de trabajo en los entrenamientos: “Lo que tengo es una manera de trabajar en la que a lo mejor estoy aprovechando más el tiempo y en la que cuando le plantee al jugador el objetivo físico éste actúe como lo hace en el terreno de juego. Al final, reconocemos las trayectorias del jugador dentro del campo, sus movimientos y posiciones. Todo eso se va afianzando y la memoria se va reforzando con esos aspectos”.

Idea de fútbol como la de Poyet: “Ese tema del que habla Poyet tiene su sentido. Lo que se va a necesitar es un poco de tiempo porque va a haber bastante cambios. Una vez se tenga la plantilla hecha se valorará el nivel de los jugadores y se trabajará en función de qué nivel tiene. Es un reto muy importante, pero hablar ahora mismo de la plantilla tampoco tiene mucho sentido ya que hay que esperar a las entradas y salidas. El concepto que tiene Poyet de trabajo es que le gusta hacerlo todo con pelota, pero la intensidad es máxima. Le tenemos que exigir a los jugadores que día a día trabajen al 100%. No se les dice en su contrato que van a jugar tantos partidos, eso es una elección del entrenador, pero sí que entrenen cada día como profesionales. A partir de ahí, cada uno tiene que irse a casa con la conciencia tranquila de lo que ha hecho. Es la mejor forma de que el equipo sea competitivo y pueda rendir al máximo con respecto a la exigencia que quiere el entrenador”.

Exigencia a los futbolistas: “Los jugadores cuando llegan al equipo tienen muchas ganas de demostrar porque están ahí, no hay que apretarles ni forzarles a que den el 100% Va a ser así, no se trata de castigarlos ni de exigirle más lo que van a poder. Se hará una preparación lo más coherente posible en relación a lo que es la plantilla y tratando ser ambiciosos siempre, pero no son máquinas. Intentaremos que se asemejen lo máximo posible, pero no se van a asustar, solo son entrenamientos de fútbol”.

Ambición por lograr objetivos: “Siempre hay que ir cada día con una ilusión tremenda a entrenar. Voy cada día como si fuera el primero hace ya 20 año, es eso lo que me va a hacer ser ambicioso. Los objetivos se consiguen yendo paso a paso, mi ambición empieza por la primera semana para cumplir los objetivos y que me la transmitan también los jugadores. Que se note que el jugador tiene hambre cuando viene a los entrenamientos y no solo esté predispuesto a nivel físico sino también de atención e implicación con el grupo. Ese es el sentido de la ambición. Ganar títulos es lo más bonito, pero eso empieza dando pasos firmes y trabajando al 100% desde el primer día”.

Conversaciones con Poyet desde su fichaje: “Hemos hablado mucho, desde que se confirmó todo lo hemos estado haciendo. Hoy en día es fácil trabajar en la distancia, te puedes comunica continuamente. Ha sido una relación continua no solo con Poyet sino también con el club para ir adelantando cosas que eran necesarias poner en marcha. Estar solo en Argentina me lo ha permitido, me ha favorecido tener mucho tiempo para estar trabajando en las dos cosas. Tenía dos carpetas, una para San Lorenzo y otra para el Betis. Me urgía más la de San Lorenzo porque estábamos en plena competición y jugándonos mucho, pero siempre tenía una parte para trabajar sobre el Betis”.

Recomendaciones físicas a los futbolistas para las vacaciones: “Considero que es una obligación de mi parcela, darle tanto a los jugadores que dejo como al club al que llego una serie de recomendaciones para el período de vacaciones. Creo que es necesario mandarle lo conveniente para esa etapa de transición. Es complicado que lo sigan a rajatabla, pero se recomienda principalmente para que el grupo llegue lo más homogéneo posible y desde el primer día podamos estar avanzando en los objetivos que pretendamos, para que no haya diferencias en el grupo y que podamos pasar el primer objetivo, que es más de resistencia aeróbica”.

Apoyo al jugador: “Me ha ayudado mucho convivir con gente en el extranjero de otras culturas. Una de las cosas que mi madre me enseñó y de la que siempre me ha insistido mucho es el tema de la tolerancia. Trato de ser empático con el jugador y ponerme en su posición. Al extranjero hay que darle también un poco más de mimo, ya que muchas está en una situación desconocida. Me gusta que trabajen al 100%, hay que entenderlos en algunos comportamientos, por eso intento ser lo más cercano posible para conseguir el objetivo principal, que es que en su trabajo lo hagan todo al 100%, que trabajen con la máxima intensidad y en un ambiente lo más agradable posible. No solo en el fútbol, en cualquier trabajo uno rinde más en un ambiente distendido que en un ambiente hostil”.

Nivel de autoridad e independencia en su parcela: “No soy un sargento, pero no permito que se relaje nadie. A lo mejor se lo digo al futbolista con la sonrisa, pero soy muy competitivo y si alguno no lo entiende en el momento se lo digo a él solo. Uso unas herramientas que me sirven a mí para llegar al jugador más directamente. A través de la convicción intento que se meta más en el grupo. Esa psicología la debemos tener todas las personas que manejamos un grupo, la manera de transmitir y llegarle a las personas es de las cosas más importantes. La dirección de un equipo es uno de los puntos más importantes que debe tener una persona cuando dirige un equipo”.

Llegada de Juande Ramos al banquillo del Málaga: “Le dije al Betis que cuando me comprometo con un club, lo cumplo. He hablado con Juande Ramos antes, durante y después de su fichaje por el Málaga. Tengo mucha amistad con él, es una persona que me ha marcado mucho y sigue siendo uno de los cinco mejores entrenadores a nivel mundial. Le deseo lo mejor del mundo salvo cuando juegue contra nosotros. Con la primera persona que hablé cuando se oficializó mi llegada al Betis fue con él”.

Gustavo Poyet: “Una de las principales características es la energía que transmite con su simple presencia. Tiene un carácter muy positivo y muchas ganas. Es un reto muy bonito e importante, él tiene mucha experiencia en los banquillos en situaciones complicadas. En Inglaterra consiguió llegar a una final de Copa cuando estaba en una situación difícil. Eso da ánimo a la gente para que piense que las cosas se pueden hacer muy bien. La afición está herida por los años que se llevan en los que no se acierta con el rumbo que toma el club. Todo el mundo está expectante cada año porque la masa social que tiene el Betis es para aspirar a mucho más. Es una afición ambiciosa, esperemos que este año signifique un punto y aparte y empecemos a subir”.

Trabajo ya adelantado de cara a la pretemporada: “Tengo ya informes del doctor Tomás Calero en los que se habla del tema clínico de cada jugador y las dolencias que hayan podido tener. Eso me sirve para hacer trabajo diferenciado con algunos para compensar esas molestias que puedan tener. La semana que viene empezare a pedir toda la información posible de los trabajos que se hayan realizado y empezar a tomar medidas a partir de ahí”

Leave a Comment