Del Presidente Cuchara al Consejo de Administración Cuchara

El Real Betis Balompié de los jóvenes emprendedores de ABA sigue innovando.

En el día de hoy se ha conocido que el Real Betis ha creado una Comisión Delegada que asumirá todas las funciones delegadas del consejo de administración excepto las legalmente y estatutariamente indelegables. Este acuerdo, tomado por tan sólo 5 miembros del Consejo (formado por 12 personas) transforma de forma radical el órgano de gobierno y representación de la S.A.D. dando todo el poder a la nueva comisión y despojando de funciones al resto del Consejo de Administración, con lo que se prevé una nueva lucha intestina por las cuotas de poder de la institución.

La comisión ejecutiva del Real Betis Balompié, club que tras esta decisión pasa a ser el club de fútbol más dictatorial de España, en las antípodas del tan pregonado Betis de los Béticos, estará formada por Ollero; Haro; López Catalán; Pagola y Sanguino, que será el secretario. Es el nuevo Betis, el Betis de los 5 béticos.

Una vez acaparadas por la Comisión todas las competencias del Consejo salvo las escasas funciones que no han podido arrogarse, porque sería ilegal asumirlas y cualquiera podría combatir judicialmente, el Consejo de Administración queda prácticamente vacío de contenido y funciones, pasando a ser en términos llanos, un consejo de Cucharas más que un consejo de Administración.

Desde el club se han apresurado a justificar esta decisión diciendo que “con el nombramiento de esta nueva comisión, el Real Betis Balompié refuerza su estructura para garantizar una mayor unidad y eficacia en la gestión de la Sociedad en aras de conseguir los objetivos marcados y cumplir los compromisos adquiridos ante los accionistas y la afición del Real Betis Balompié”.

Las primeras reacciones a este auténtico Golpe de Estado no han tardado en producirse. Los primeros en manifestar su repulsa han sido, como tantas veces, los representantes de Por Nuestro Betis, quienes en una nota publicada esta tarde han manifestado lo siguiente:

La Junta directiva de la asociación Por Nuestro Betis quiere manifestar su desacuerdo con la decisión tomada por parte del consejo de administración del Real Betis Balompié de crear una comisión ejecutiva que asumirá “todas las funciones delegadas del consejo de administración excepto las legalmente y estatutariamente indelegables.”
Argumentando además, de forma interesada e irreal, que el motivo es “reforzar su estructura para garantizar una mayor unidad y eficacia en la gestión de la Sociedad en aras de conseguir los objetivos marcados y cumplir los compromisos adquiridos ante los accionistas y la afición del Real Betis Balompié.”

Esta junta directiva quiere exponer los siguientes motivos en los que fundamenta su más rotundo rechazo a esta decisión adoptada:

1. Que la comisión deportiva que ya existía y que se encontraba formada por el Presidente Juan Carlos Ollero, y los vicepresidentes, José Miguel López Catalán y Ángel Haro, ya gozaba de todas las atribuciones necesarias para enderezar la mala planificación que realizó el consejo de administración anterior al actual, que planificó esta temporada durante el verano de 2015 y de la que ya formaban parte los citados Presidente y Vicepresidentes.

2. Que dicha decisión relega al resto de miembros del consejo a ser figuras meramente representativas sin ningún peso dentro de la estructura de decisión del club. Impidiendo su labor de consejeros y de fiscalización de la entidad. Además, es totalmente contraria al mandato de la última junta general de accionistas y a lo que debería ser una directiva representativa del Beticismo que ha permitido, uniendo sus voluntades, hacer frente a las opciones del pasado que el Beticismo ha rechazado.

3. Que la reunión de junta directiva en la que se toma esta decisión se convoca con nocturnidad y alevosía, impidiendo que dicha reunión se produzca con la totalidad de miembros del consejo, asisten 7 de 12, y se aprueba sólo con 5 votos a favor en lugar de por unanimidad como una decisión de este calado debería requerir.

4. Que esta decisión parece querer responsabilizar, de la mala gestión deportiva, a los últimos en llegar al consejo, cuando las malas decisiones se vienen labrando desde mucho antes de la incorporación de los últimos consejeros.

5. Que escudándose en una supuesta necesidad operativa lo que en realidad están haciendo es apropiarse de un conjunto de atribuciones para poder entrar a cuestiones que van mucho más allá de lo deportivo y que tienen que ver con lo institucional.

6. Que los componentes de dicha comisión están demostrando estar más preocupados por los sillones y por ganar poder dentro de la entidad, que lo que necesita ahora mismo nuestro club. Que es enderezar una situación deportiva, con fichajes y cambios en el organigrama deportivo, que nos aseguren cumplir el objetivo de la permanencia y empezar a hacer un club a la altura de su afición.

Por toda esta exposición de motivos concluimos, que esta decisión no es la más acertada en este momento que requiere enderezar el rumbo deportivo en forma de fichajes, que no es moral ni ética, y que por tanto, puede considerarse como una decisión que en lugar de promover la unidad lo que persigue es una ruptura deliberada y avanzar hacia un modelo más totalitario que de unión entre los Béticos.

Fdo: La junta directiva de “Por Nuestro Betis” y Cayetano García de la Borbolla (Consejero de Real Betis Balompié).

Leave a Comment