Atlético de Madrid 3 Real Betis 0

Final del Trofeo Carranza,  by Simpson  

Alineaciones:

ATLÉTICO DE MADRID (3): Oblak; Juanfran, Savic, Giménez, Filipe; Koke, Saúl (Correa, m. 64), Tiago, Óliver Torres (Vietto, m. 83); Griezmann (Lucas, m. 88) y Jackson Martínez (Xu Xin, m. 89).

BETIS (0): Adán; Molinero, Bruno, Jordi, Vargas (Varela, m.46); Xavi Torres (Jorge Molina, m. 78); Francis (Cejudo, m. 57), Petros (Dani Ceballos, m. 64), Fabián (Digard, m. 64), Portillo (Rubén Castro, m. 70); y Rennella.

Goles: 1-0, m. 73: Giménez. 2-0. m. 87: Jackson Martínez. 3-0, m. 90: Correa.

Árbitro: Fernández Borbalán (Comité andaluz). Amonestó a Savic y Giménez por parte de los colchoneros y a Portillo y Xavi Torres por los verdiblancos.

Incidencias: Unos 5.000 espectadores en la final del LXI Trofeo Ramón de Carranza. Bastante presencia de aficionados del Betis. Mal césped.

Ofreció una buena imagen el Betis propuesto ayer por Mel, mayoritariamente de presuntos suplentes –¿o sería mejor decir el Betis de la pasada temporada?–. Sólo muy al final recibió su castigo, excesivo: el equipo mantuvo igualado el pulso hasta la mitad de la segunda parte, y apenas tiró la toalla en el descuento.

Primera hora de partido

Las inevitables rotaciones abocaron a Mel a presentar un equipo cuyo bloque trasero era casi por completo el de Segunda hace pocos meses, y que arriba mezclaba canteranos y reservas; el rendimiento de esa mezcla fue positivo –sobre todo ante un rival en teoría muy superior– y en cierto modo previsible: solidez defensiva y escasa salida. Y es que, consciente de la inferioridad de su equipo y de la calidad del Atlético a la contra, Mel planteó el partido desde la cesión de la posesión y un muy acertado esquema posicional para ello, perfectamente adaptado al del rival.

Simeone plantó su previsible y anticuado 4-4-2 (o 4-4-1-1), de doble pivote muy paralelo y estático, alas (Koke y Óliver) muy metidas hacia dentro, laterales muy ofensivos, Griezmann en la mediapunta y el tanque Martínez arriba; mal le irá al argentino si con este esquema pretende hacer el fútbol combinativo que nos ha vendido esta pretemporada la prensa nacional (entiéndase, madrileña), y mucho aburrirá así a sus aficionados (como el Real de Benítez) cuando se enfrente a rivales teóricamente inferiores. Pararlo es fácil: basta, como de costumbre, con emparejar hombres por todo el campo salvo dejar un central de más y un solo delantero para obstaculizar la salida de los dos centrales. Resulta un 4-1-4-1:

Esquemas de juego con posesión de balón del Atlético

Ese 4-4-1-1 atlético no sólo provoca un mal reparto de los espacios (con balón) sino que bloquea la salida en conducción de los centrales –que se topan con un compañero y su par–, de modo que el Betis, metido atrás y juntitas las líneas, apenas pasó algún apuro bien en los pelotazos a Jackson o bien por fuera, donde la ambigüedad de las posiciones de los teóricos extremos atléticos y el enorme recorrido que sus laterales exigían a los extremos béticos sí permitían alguna combinación.

A cambio el Betis llegaba muy poco: el 4-4-2 defensivo atlético sí da solidez posicional, más con su bloque medio de líneas bien apretadas, y Rennella, alejado de sus extremos y en inferioridad ante los dos centrales, no tenía recursos para bajar los balones largos. Por dentro era imposible salir (los interiores nunca podían con el doble pivote madrileño) y por fuera, desacertado con balón Portillo, sólo Francis y Molinero lograban avanzar. En el Betis, por demás, las posiciones eran las naturales para cada jugador: por suerte para Mel no estaba Castro, muy difícil de encajar en ese esquema. Fabián y Portillo se alternaban como interior y extremo.

Tercio medio de la segunda parte

El Betis se desfonda. Mel trata de meter sangre fresca: sin tocar el esquema entran Cejudo como extremo, y Digard y Ceballos como interiores (muy mal situados, por cierto: el canterano siempre debe jugar por el perfil izquierdo). Al tiempo el Atlético sí cambia su planteamiento: por fin rompe su doble pivote defensivo al meter a Correa, que parece abrir a Griezmann y, sobre todo, trae a Koke al centro, donde sí se escalona con un buen Tiago. El Betis ya sólo se tapa a base de faltas y en una jugada a balón parado innecesaria y mal defendida llega el 1-0.

Último cuarto de hora 

Mel quema naves: el Betis pretende meter delanteros sin tocar el esquema, pero acaba en una especie de 4-3-3 muy desordenado en el que Rennella (?) y Castro, casi descolgado, son los extremos; por el centro quedan Cejudo, Ceballos y Digard –casi siempre éste a la izquierda en lugar de ser el ancla (??)–. Durante diez minutos el Betis tiene opciones de empatar, pero muy al final le caen dos goles más.

Jugador por jugador

Adán: El segundo gol, perfectamente parable, le afea un buen partido.
Molinero: Intenso y muy correcto con balón. Sin duda debe ser titular.
Bruno: Bien en general, pasó algún apuro con la fortaleza de Jackson y concedió un gol idéntico al de Pezzella un día antes.
Figueras: Buen partido pese a sus antiestéticos despejes. Cedió absurdamente el córner del 1-0.
Vargas: Es un poco mejor que Varela en todo: algo más rápido, algo más fuerte, y golpea el balón algo mejor (o sea, muy bien). Parece buen fichaje.
Xavi Torres: Entre los mejores del partido. Manejó la pelota con solvencia (cierto que no lo apretaron mucho), controló a Griezmann e hizo alguna ayuda.
Francis: Muy activo, su rapidez y habilidad en corto vinieron muy bien a un equipo que la tenía muy poco.
Petros: En zona minada ante el Atlético, salió siempre trastabillado. Flojo otra vez.
Fabián: Tapó su zona pero prácticamente no tocó un balón.
Portillo: Peleón, no tuvo su día en lo suyo, tocarla.
Rennella: Lo intentó. Nada más.

Varela: Hizo lo que pudo cuando llegó el aluvión.
Cejudo: En su sorprendente buena línea.
Ceballos: Mal. Debe corregir urgentemente la mala costumbre, contraída con la selección, de venir muy atrás a pedir la pelota, lo que obligaría a gente como Torres o Digard a ser los que jueguen entre líneas, algo sin el menor sentido.

Digard: Mejoró, cómo no.
Castro: Dejó algún detalle muy fino
Molina: Casi inédito.

Mel: Planteó el partido según el rival, cosa rara de ver pero necesaria, al menos, cuando eres inferior.

 

Fuente: Análisis Táctico del Betis

COMMENTS

  • avatar Simpson

    Creo mejor esperar al cierre de la plantilla para sacar conclusiones. Prefiero, claro, tener aquí ya a todos, pero no me parece mal esperar un par de partidos a ver el equipo al 100% si la espera lo merece. Falta, como mínimo, un delantero que valga para extremo (si no un delantero más un extremo). Juzguemos entonces.

    Saludos
    S.

  • avatar Azahar

    PLANIFICACIÓN O
    CEBALLOS UN ENGREIDO, NUNCA LLEGARÁ A NADA.HAY QUE VENEDERLO CUANTO ANTES.
    HACEN FALTA DOS EXTREMOS Y UN DELANTERO CENTRO., Y ESTAMOS A 17 DE AGOSTO .
    O MACIA ESTA DESARBOLADO PORQUE EL BETIS ES UN MAL CLUB EN TODOS LOS ASPECTOS SALVO EN SU AFCIÓN, O ES UN IMEPTO.

Leave a Comment