Artículo de AS: Tic-Tac: la luz verde del C.S.D. daría el Betis a Luis Oliver

El diario deportivo As publica hoy un artículo sobre la problemática judicial e institucional del Betis, que por su interés reproducimos.

Fuente: http://futbol.as.com/futbol/2015/07/20/primera/1437357241_354856.html

Tic-tac: la luz verde del CSD daría el Betis a Luis Oliver

El visto bueno del Consejo Superior de Deportes se plantea como blindaje de la compra de las acciones de Manuel Ruiz de Lopera: 51% del total.

El pasado día 10, tres magistradas de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Sevilla acordaron, entre otras medidas, “alzar la medida cautelar de suspensión de los derechos políticos de las acciones del Real Betis Balompié S.A.D. tituladas por Farusa y consecuente administración judicial de las mismas, con efectos a partir del 31 de julio de 2015”. Esas medidas, dictadas por la célebre jueza Alaya Rodríguez, nacieron el 16 de julio de 2010. Pero Bitton Sport, la sociedad liderada por el empresario Luis Oliver, hizo saber ipso facto que “con arreglo a la escritura de compraventa suscrita entre nosotros y Farusa (Manuel Ruiz de Lopera) en Sevilla el 6 de julio de 2010, Bitton es propietaria en pleno dominio de un paquete de 59.925 acciones (51% de las 117.500 del capital social del Betis) que se enumeran en la escritura de compraventa”. Es vital recordar bien fechas y porcentajes.

Mercantil. También de inmediato, los opositores a Lopera y Oliver giraron hacia el Juzgado Mercantil Número 1 de Sevilla que en julio de 2012 (dos años después de las operaciones de 2010) planteó otras medidas cautelares sobre un total de 36.869 acciones de ese paquete que Oliver compró a Lopera y que inscribió en el Libro de Registro de Transmisiones Accionariales. Así consta en las Audiencias de Madrid y Sevilla. El 23 de julio de 2012, el Mercantil ordenó bloquear esas 36.869 acciones: de ellas, 30.869, el 26,27% del total del Betis (a cuyas Juntas no acude más del 70%), sin siquiera enumerarlas y por presunto fraude/impago en su adquisición por parte de Lopera: en 1992. Esta demanda tuvo entrada en el Mercantil en 2011, 19 años después de los hechos denunciados. El Mercantil pidió 221.582,69 euros como fianza o caución para bloquear esas acciones: el 10% de su valor nominal, 60,1 euros por acción. La Audiencia de Sevilla anuló esa decisión del Mercantil, cuyas cautelares no llegaron a entrar en vigor… porque entre otras cosas, ya corrían las medidas cautelares de Alaya. En estos momentos, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) estudia a fondo la admisión a trámite de una querella de Bitton Sport contra Alaya por “prevaricación continuada”.

Lopera y Castaño. Tras el auto del 10 de julio, podría parecer que Lopera, aunque fuese por persona interpuesta (por los indicios, el abogado, accionista y exconsejero Manuel Castaño) podría retomar el control del club. Pero…

Junta. Pasan cosas. “El Betis no necesita salvadores”, proclama su todavía presidente: Juan Carlos Ollero. La actual administración del club ha fijado para el 23 de septiembre la crucial Junta Extraordinaria de Accionistas, bajo protestas de Castaño (que también critica como ‘ridículo’ el precio de la caución de las 36.869 acciones del Mercantil) y de Bitton Sport. El club se dirigió a la Audiencia de Sevilla para que le fuese clarificada la titularidad del paquete mayoritario. Oliver y Bitton Sport se han movido con el Consejo Superior de Deportes (CSD), que en 2010 no validó la compraventa, a instancias de Alaya: cuya instrucción ya terminó. Fuentes consultadas por AS opinan que el CSD, ya sin Alaya ni cautelares, certificará la compraventa y titularidad de Bitton, lo que Oliver tendría previsto hacer público al momento. El 7 de agosto parece una fecha marcada. Ya hay un grupo de Wasap formado en torno a Oliver cuyo nombre es ‘Tic, Tac, Oliver’. Este último sábado, día 18 de julio, en Lepe, el San Roque (2ªB) ganó claramente al Betis de Pepe Mel: 3-1.

Remate. Oliver (con apoyo financiero en Mario Conde) aun debe abonar a Lopera unos nueve millones de euros para cerrar la operación. Sin ese pago, y con las acciones pignoradas (prenda del contrato) los títulos serían de Lopera. Oliver alega que el pago no se remató en 2010, “por el bloqueo de Alaya”. ¿Podrían venir acuerdos?

Juicios. Antes de que los Juzgados cierren en agosto, la Audiencia entrará a valorar (¿a la baja?) los autos de procesamiento que Alaya redactó contra Lopera, Oliver, Castaño, León Gómez… y más. Al Mercantil toca calificar el Concurso del club. Y, si Oliver blinda su compra en el CSD, Registros y Audiencias, ¿quién y cómo podría atacar aquellas operaciones de 1992? Tic-tac.

Leave a Comment