El Betis, campeón de España del oscurantismo

Transparencia Internacional España (TI España) ha presentado su ranking de la transparencia (y de la falta de transparencia) en el fútbol español. Y desgraciadamente el Betis es el colista en solitario de la buena conducta en la gestión tanto de la liga BBVA como de la Liga Adelante

TI España analiza 60 parámetros de conducta en cinco diferentes áreas áreas que son:

  1. Información sobre el club de fútbol
  2. Relaciones con los socios, aficionados y público en general
  3. Transparencia económico-financiera
  4. Transparencia en las contrataciones y suministros
  5. Indicadores de la Ley de Transparencia.

Sorprende que tras los litigios debidos a la falta de transparencia y posible actuación deshonesta del anterior propietario del Betis, que ha llevado a la situación de intervención judicial que vive el club, el Betis haya conseguido llegar a ser colista de la primera y segunda división en transparencia.

Y es que encabezar este ranking de oscurantismo y falta de transparencia es especialmente escandaloso cuando los actuales gestores y su entorno debieran ser ejemplares precisamente por los antecedentes del club y las denuncias realizadas por ellos mismos contra los  anteriores gestores fundamentadas en estos mismos motivos. Y también resulta inaudito por su situación provisional y su nombramiento judicial.

Este campeonato que el equipo verdiblanco ha ganado en la liga de “la falta de buen hacer”  igualmente deja en entredicho al Juzgado de Instrucción número 6 de Sevilla que  desde hace 5 años ha aprobado todas las actuaciones del Consejo  y rechazado cuantas reclamaciones han sido interpuestas por P,N,B y los anteriores gestores y propietarios del paquete accionarial al que representan.

Y es que los sucesivos gestores y representantes judiciales se han visto ya envueltos en varios escándalos (gesalus, sogecable, viajes inexplicables e inútiles a lugares tan incomprensibles como Libia, formalización de jugosos contratos mercantiles de los interventores judiciales con los proveedores del club, intentos de los administradores concursales de conseguir puestos casi vitalicios en la entidad, reparto de puestos vitalicios en la Fundación que ellos mismos han creado, gastos de representación desmedidos e injustificados hasta hoy,…) cuando en realidad actúan de forma provisional y por cuenta de los verdaderos propietarios de un paquete de acciones ajeno desde hace 5 años.

Esta noticia aparece justo cuando el Consejo de Administración del Betis, tras conocer el fin de la intervención judicial que les ha permitido ocupar sus cargos y gestionar el club de esa manera, ha realizado una maniobra dilatoria intentando mantenerse en sus puestos el máximo de tiempo posible al convocar Junta nada menos que para finales Septiembre, a pesar de que la intervención judicial termina el 31 de Julio por orden de la Audiencia, con la esperanza de que en ese tiempo el Juzgado Mercantil nº 1 de Sevilla les permita quedarse, en virtud de otras nuevas medidas cautelares, una vez que, tras un lustro, han sido levantadas las medidas cautelares en virtud de las cuales ocupan un puesto que tras el último Auto de la Audiencia no les corresponde.

Desgraciadamente, si uno mira al eterno rival, éste ocupa el tercer lugar del ranking en transparencia en esta clasificación de la honradez deportiva y el respeto a sus accionistas y socios. Todo ello sin control judicial del club.

En el Betis por contra, la gran preocupación de sus dirigentes hoy consiste en intentar anular el auto que modifica las medidas cautelares o conseguir unas cautelares nuevas que permitan a los gestores  que nada cambie en el club.

COMMENTS

Leave a Comment